VELASCO ORDENA ATACAR ANTE MANIOBRA CHILENA CON BOLIVIA

Velasco dio la orden: «apenas Chile y Bolivia anuncien su acuerdo, el Ejército ataca». Plan de operaciones «Negro 1» era para caer sobre Arica y Tarapacá.

En octubre de 1973, mil tanques T-55 rusos cruzaron el Canal de Suez en una brillante operación considerada del más alto nivel. Se conjugaron elementos de contrainteligencia, velocidad, sorpresa y oportunidad, dentro de un cuadro de eficiencia del ejército egipcio que sorprendió a los israelíes.

La denominada “Guerra del Yom Kipur” llamó la atención de los estrategas militares del mundo, y el Presidente del Perú, general Juan Velasco Alvarado, envió una misión de expertos del Ejército al Oriente para que estudien el desarrollo de esta contienda.

El informe presentado permitió elaborar las pautas para un plan de operaciones sobre Arica y Tarapacá.

“Se concluyó así que la acción ofensiva debía tener un frente máximo de 2.5 Km., en una acción combinada de Ingeniería, blindados y artillería reactiva, en un tiempo mínimo de 72 horas, en dos columnas blindadas. Una de ellas ingresaría a territorio ariqueño por el corredor de la costa, paralelo a la pista de aterrizaje del Aeropuerto de Chacalluta, se alcanzaría Arica por el sector urbano y la otra columna sobrepasaría la ciudad hasta San Miguel de Azapa”, señala Eloy Villacrez en su libro “1975: Patriotas y Traidores”.

Los acopios y stocks de municiones y repuestos deben incrementarse en 100 %. Cada tanque T-55 aparte de su dotación de 90 granadas, deberá recibir otras 90 antes de alcanzar la primera línea de ofensiva (Río Vitor).

Al finalizar el verano de 1974 se emitió el Plan de Operaciones definitivo y actualizado, que recibió el nombre del Plan de Operaciones Negro 1.

JUGADA DE PINOCHET LE CUESTA CARA

A finales del año 1974, el Ejército peruano recibió información sobre la intención de Chile de neutralizar al Perú, cediendo una salida al mar a Bolivia, por un corredor de 10 Km. de ancho, en una franja paralela a la línea de la Concordia, alcanzando la rada portuaria en Arica.

Pinochet prefería entregar esa franja sin solicitar autorización al Perú para evitar perder Tarapacá. ……………….. (continúa) …………………………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *