«El legado de los incas para mitigar el cambio climático y desarrollar sosteniblemente al Perú» – II parte – por: Ing. Julio Edgardo Lu Chang-Say


Por: Ing. Julio Edgardo
Lu Chang-Say

Los Incas nos han dejado un gran legado de productos y tecnología, para sembrar en colina y montañas, al menos en cualquier región del Perú y Sudamérica hasta 5000 msnm.

Esto constituye otra oportunidad histórica para que los incas sean reconocidos no solo por su civilización, filosofía y cultura sino sobre todo, por su legado para la humanidad al haber desarrollado y creado la agricultura de los andes con alimentos y productos, que ya en el siglo XIX salvo del hambre a Europa, hoy adaptado al Siglo XXI, salvara a la humanidad del calentamiento global, al proveer el  modelo de gestión, métodos, tecnología y productos, para reponer la masa de materia orgánica necesaria, qué llevaría a mitigar y equilibrando el proceso de calentamiento global, que la revolución industrial de la civilización occidental ha originado, al consumido del ambiente materia orgánica acumula por millones de años (combustible fósil), en menos de 150 años, creándose una gran deuda de materia orgánica y viva, que crece en razón, de aproximadamente 3 veces el peso del combustible fósiles, que se consume diariamente en el mundo (48 millones de toneladas día). Deuda ecológica que se generar a partir de la energía térmica, no convertida en trabajo útil, el cual permanece en el sistema, calentándolo.

Si bien utilizando la tecnología actual de energía renovable (solar eólicos, hídrico, geotérmico, etc.), finalmente llevaría a eliminar el consumo de combustible fósil, mitigándose el calentamiento global. El problema es que es una inversión pasiva en acciones para incrementar la capacidad continuamente, porque hay que fabricarlos e instalarlos, además de que se generará contaminación. En cambio, el sembrar y reforestar, la inversión es activa en acciones, porque las plantas una vez instaladas, continuamente crecen solas con mínima inversión en mantenimiento y operaciones, pero además de purificar el aire y agua, producir alimentos, mejorando el hábitat y ambiente, en beneficio de los seres que vivimos en el.  

En ese sentido Machupicchu, es un ejemplo de infraestructura y construcción Incas, de cómo edificar una ciudad (hábitat), sostenible y en armonía con el ambiente. Un lugar para ser habitado por las personas, pero también una infraestructural productivas para el cultivo, con andenes preparados ex profesamente, que incluían sistema de riego, sustrato con tierra la apropiada, en los diferentes niveles, que tienen el sistema, se mantiene el agua, la humedad y los nutrientes, además son cimientos que estabilizar la construcción, en los niveles superiores, previniendo la erosión, deslizamientos y huaicos, en la parte más alta, también se instalaban árboles, para captar lluvias

Esa tecnología fue despegada mediante los tambos, en un proceso colaborativo y asociativo (ayni, minka) gestándose el Tahuantinsuyo, que conquisto y desarrollando un gran en territorio en menos de 50 años, siempre trabajando sabiamente con la riqueza de nuestra biodiversidad, en un continuo intercambio, con mucho respeto y en armonía con la Pachamama.  

Hoy por hoy los superalimento y productos, andinos y amazónicos son una realidad (quinua, maca, kiwicha, tarwi y muchos otros), se sabe que Moray recrear hasta más de 20 microclimas y fue utilizada como laboratorio de pruebas, para cultivos y ensayos de plantación, simulando diferentes altitudes y microclimas, permitiendo aclimatar cultivos. Fue un laboratorio de experimentación en temperatura, riego, drenaje, humedad, altitud, suelo, exposición solar y evapotranspiración, que llevó a desarrollando variedades de productos, para cultivar hasta 5000 msnm. así como las técnicas e infraestructuras de producción para el cultivo en montañas mediante andes. Cabe señalar que en el Perú hay más de un millón de hectáreas de andenes incas, rápidamente recuperable para producción, pero actualmente abandonadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *