«Comerciantes exigen más respeto a su trabajo y emprendimiento» por: Moisés Mieses (CONACO)

Por: Moisés Mieses Valencia
Director Ejecutivo
CONACO

A raíz de los recientes acontecimientos suscitados en el centro histórico de la capital, debido al incendio de una manzana ubicada en la zona comercial de Mesa Redonda, la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) ha tomado una serie de medidas orientadas, según los funcionarios de la comuna limeña encabezados por el propio alcalde Jorge Muñoz, a mejorar las condiciones de trabajo en dicha zona para evitar situaciones de mayor riesgo que atenten contra la salud y la vida de clientes y comerciantes.

Obviamente, ante este hecho nadie puede adoptar una posición contraria. Esa es la función de la autoridad: Poner orden. Pero, lo que sí causa malestar son algunas medidas que han sido denunciadas por los comerciantes afectados con la campaña de fiscalización y supervisión, siendo una de ellas la forma desorganizada como se hace ese trabajo por parte de la MML lo cual les viene ocasionando cuantiosas pérdidas económicas diariamente.

 A esta situación se debe sumar el excesivo aumento en el pago por obtener el certificado de Defensa Civil, el mismo que se ha incrementado de 45 soles el año pasado a 220 soles este año.

Otro punto cuestionable es la excesiva discrecionalidad que tienen los supervisores de la MML, quienes al no contar con un manual que unifique criterios, realizan su labor de manera desordenada, sancionando observaciones que antes ya fueron levantadas por los comerciantes.

Cabe señalar que, en el cercado de Lima, existen alrededor de 500 galerías comerciales, las mismas que se encuentran agrupadas en diferentes conglomerados o emporios. Estas a su vez cobijan a más de un millón y medio de personas que no solo se gana la vida, sino que también tributan al erario del gobierno local a través de impuestos prediales y arbitrios, sin contar los pagos por permisos o licencias.

Finalmente, hay que recordar el papel promotor que debe cumplir la MML en el desarrollo de las pequeñas actividades económicas. Papel que parece haber cedido su espacio al de persecutor y sancionador.

En tal sentido y en orden a lo expuesto, en la Confederación Nacional de Comerciantes, CONACO, estamos solicitando al señor alcalde de Lima, Jorge Muñoz, y a los funcionarios de la corporación edil, a realizar su labor supervisora y fiscalizadora, pero dentro del marco del dialogo y las coordinaciones previas con los principales afectados que son los emprendedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *