«A Valeria; hija del héroe Cnel. Juan Valer» por: Dr. Ricardo Noriega Salaverry

Escribe: Dr. Ricardo Noriega Salaverry
Licenciado en Administración de Empresas, Economista, Abogado y ex candidato a la presidencia del Perú

VÍCTOR POLAY

Valeria; muy raro te parecerá que una respuesta a ti se inicie con este subtítulo…intentaré que lo comprendas: hace algunos días tuviste una deferencia conmigo, que no solo agradezco, sino que ha sido el detonante para, cual asociación de ideas, las comience a ordenar, no con pocas dificultades.

Contigo pertenecemos al grupo de whatsApp Frente Patriótico Nacional, donde remití una nota respecto a mi paso por la Gran Logia del Perú, en mi calidad de Gran Maestro, explicando como Fujimori y Montesinos, mandaron matarme, asaltando nuestro local principal, con ochenta delincuentes en 1998, justamente cuando me encontraba consiguiendo firmas, con la finalidad de inscribir nuestro partido político DESPERTAR NACIONAL y enfrentarnos a la dictadura corrupta que elucubraba la rerere elección de Fujimori para el año 2000, para convertirme en candidato a la presidencia del Perú. Explicaba como mi proyecto del Plan Masónico Regional, plasmado en un libro traducido en siete idiomas incluido el chino y japonés y mi donación de más de medio millón de dólares a la masonería para obras filantrópicas, principalmente en Educación, Salud y Alimentación, había logrado tantos éxitos.

Y tu respondes en la cadena cibernética: «Paso de Vencedores». Y colocaste nada menos que nuestra sagrada Bandera del Perú.

Inmediatamente te respondo en el grupo:

Valeria…emocionante recibir unas líneas de la hija de un héroe…sabiendo que ella, por herencia, es una gran patriota. No pares… paso de vencedora. Buen domingo.

Inmediatamente, recibo tu respuesta:

Sr.Ricardo, leerlo como siempre es un placer!. Tengo guardados todos sus escritos en una carpeta en mi computadora!. Gracias a la tecnología puedo recibirlos sin falta!. Lamentablemente no tengo el gusto de saludarlo en persona desde el año pasado; espero vuelva a repetirse pronto! Siempre celestes! # Acción!

FUNDADOR DEL APRA

Te explico el subtítulo; Víctor Polay : cuando me encontraba liderando la masonería peruana y luego la del continente, como el primer peruano, que lograba ese alto cargo; tenía como un especial colaborador a Víctor Polay Risco, padre de Víctor quien actualmente está condenado por terrorismo, en su calidad de jefe del MRTA. Víctor padre, fundador del APRA, con el hermano masón Víctor Raúl Haya de la Torre; de origen asiático, era un hermano sumamente ilustrado, acucioso y detallista; muy distinguido miembro de la Logia Concordia Universal del Callao, fundadora del colegio que lleva su nombre. En mérito a estas virtudes lo nombré presidente de la Gran Comisión de Cultura de la Gran Logia, cumpliendo él en forma extraordinaria su importante cargo. La masonería logró éxitos nunca vistos, en el campo cultural, con la capacidad del buen Víctor, por cierto, ya fallecido.

Antes de que yo fuera candidato a la presidencia del Perú, el año 2011; y que como gesto pude sacar el chicote a los otros candidatos, como muestra de mi lucha contra la corrupción; recibí el llamado de Doña Otilia de Polay, viuda de Víctor; quien con una tristeza indescriptible me pedía que en mi calidad de abogado haga los esfuerzos máximos para que su hijo se le traslade de la Base Naval del Callao, donde purga condena, a un penal civil. Te juro Valeria, que mucha meditación me acompañó por días. El llanto y sufrimiento de mi hermana (tal como nos tratamos los masones) Otilia me impulsó a una sola respuesta…acepté; pero con la absoluta condición de defender lo que es elemental para cualquier abogado: un civil, debe cumplir condena en un penal de civiles y no en una base militar. No defendería en absoluto, ningún aspecto de la condena.

MI VISITA A LA BASE NAVAL DEL CALLAO

Mi primera visita a Víctor, fue de especial reflexión. Luego de mil chequeos los marinos me trasladaron por toda la base en un vehículo con los vidrios tapados, en total oscuridad…solo podía oír las diferentes paradas, cuando los centinelas abrían la puerta y me pedían constantemente mi DNI y carnet de abogado, con vista insistente de mi rostro. Al llegar al pabellón, el vehículo ingresa al garaje y nadie baja hasta que quedamos encerrados entre rejas. Soy recibido por más de diez efectivos, recibiendo un atento y cordial saludo de un oficial de Marina, quien me dice: …”es raro verlo a ud. aquí doctor…”.Efectivamente, le contesto,”…vengo a cumplir, lo primero que el maestro de Derecho Penal me enseñó: un civil deberá ser privado de su libertad, en un penal de civiles…”.El rito comienza… la revisión que se me práctica, es hasta la ropa interior, incluyendo una revisión total de los zapatos y medias, dejando en un cubículo todo lo llevado en los bolsillos. Voy acompañado de un oficial y lo primero que veo es en una celda a Abimael Guzman y en una pequeña habitación estaba Víctor.

Había esperado meses para este encuentro, dado que los marinos, para permitir mi ingreso como abogado, realizan una total y prolija revisión de antecedentes. En ese tránsito me acordaba del Vice Almirante Luis Giampietri, ex vice presidente del Perú, hermano de mi logia Salud Fuerza y Unión No.69, cuando a su padre, también nuestro hermano, lo llevaba en silla de ruedas a la logia. Lucho, fundador de los comandos de la Marina, hombre de inteligencia, como muchos marinos que conozco y respeto, seguro sabían que estaba ingresando a la base. El caso de Lucho mucho más significativo; dado que estuvo secuestrado en la embajada del Japón, siendo embajador Morihisa Aoki ,justamente por un grupo terrorista del MRTA…y yo su hermano, estaba ingresando a la base, para defender al líder del MRTA. Lucho con su gran habilidad y conocimiento fue el eje principal para que el 22 de abril de 1997, se lograra la incursión del Comando Chavín de Huántar y el rescate de los rehenes; donde por desgracia Valeria, tu señor padre perdiera la vida, con un muy querido hermano masón Carlos Gusti, distinguido magistrado, quien se encontraba de rehén.

JEFE DEL BATALLÓN DE CADETES DEL COLEGIO MILITAR LEONCIO PRADO

Conmueve constantemente volver a leer la carta que dejó tu padre en su uniforme: “: «Al escuchar la carta, sabrán que, como consecuencia del rescate he perdido la vida. Espero que los objetivos se hayan logrado porque por ello hemos trabajado y muchas veces dejado responsabilidades en nuestra querida Escuela Superior de Guerra…”. Y agrega la frase, » Toca a mi patria y me convierto en fiera, y si debo morir por verla Libre y Soberana, lo haré sin dudarlo».: Finalmente solicita: «Pido a todo el mundo que me recuerde como el Comando Valer«.

Pienso Valeria, que no hay método para minimizar el dolor que tu como hija debe mantener por la muerte de tu padre. El único que podría ser estaría representado en la fuerza de tu alma, que se alimenta con el constante acicate de saber que tu progenitor hoy es Héroe Nacional y Mártir de la Pacificación Nacional del Perú… que la calle donde viviste lleva su nombre; que continúan innumerables ceremonias en su memoria y que los colegios militares de Junin y Tumbes llevan su nombre…y para el que te escribe, muy significativo, pues en mi Alma Mater, el Colegio Militar Leoncio Prado, el Comando Valer fue Jefe del Batallón de Cadetes, por lo que la LVII Promoción de nuestro colegio lleva su nombre.

Al ingresar le dije a Víctor:… “vengo por el gran cariño a tus padres, mis hermanos…te pregunto: ¿mataste a alguien por la espalda ?  Nunca Ricardo, nuestros enfrentamientos fueron frente a frente. ¿Cómo explicas esos salvajes secuestros en fosas, hasta a veces, con la muerte del rehén? .. Cuando soy apresado, Ricardo, una serie de delincuentes, haciéndose pasar como miembros del MRTA, cometieron esos delitos. Bueno Víctor, no he venido a conversar detalles de tu condena; vengo a cumplir mi obligación de hermano de tus padres y luchare por cumplir mi juramento de abogado: intentaré lograr que pases a un penal de civiles.

Valeria, por ese mi juramento me expuse ante incomprensibles ojos, oídos y lenguas; que solo captaban mi defensa a un jefe de terroristas. Con la ley en la mano y por cierto, completamente ad honórem, defendí a Víctor desde primera instancia hasta el Tribunal Constitucional, siempre acompañado por mi hermana Otilia, quien con una gran valentía pero muy sentimental, defendía ante los magistrados la petición de su hijo. Más de un colega juez, vocal o Titular del Tribunal Constitucional, me decía:”… Conociéndote Ricardo, me sorprende que defiendas a Polay…”.Les contestaba: “…No recibo un centavo por esta defensa, no tengo utilidades crematísticas, todas son espirituales…».

Te imaginarás Valeria; el sistema es muy fuerte, perdí en todas las instancias, Víctor sigue preso en la Base Naval del Callao. Mi última audiencia fue en el Tribunal Constitucional… en mi informe oral, frente a frente a los magistrados, enfrentado al Procurador contra el Terrorismo, con la prensa nacional e internacional, seguro estaba de haber triunfado en la litis pues la ley y la norma las tenía conmigo; pero todo ello era una sentimental ilusión, el sistema mediático era el que las tenía.

VICE ALMIRANTE LUIS GIAMPIETRI

El Vice Almirante Luis Giampietri, mi hermano, heredero del Caballero de los Mares, el hermano masón Miguel Grau, nunca me comentó ni menos increpó esta mi defensa, pese a los sufrimientos padecidos en el secuestro. Ni una palabra al respecto. La última vez que conversé con él, recordando a su amada esposa ya fallecida, me decía con la templanza de un Jefe de Comandos pero con el cariño de un hombre noble: “…Ricardito, me encuentro delicado de salud y fíjate cuantos años estamos gran grupo de oficiales y subalternos, perseguidos por la justicia, por solo defender al Perú…”.Claro Luchito; le respondí, siempre repito que justicia que tarda, no es justicia. Pronta mejoría, mi hermano.

Valeria tu gran sufrimiento, por tu letra y acciones, veo que se convierten en gran impulso patriótico. Enhorabuena. Perteneces a una generación que constantemente debe recordar lo que repetía el distinguido masón y gran historiador Jorge Basadre Grohmann: entre nosotros, tenemos clasificados a los podridos, congelados e incendiarios. Tú eres insumisa, rebelde, hostil, ante alguien que quiera incluirte en esa odiosa clasificación. Muy bien.

PRESIDENTE FELIPE SANTIAGO SALAVERRY, HÉROES NACIONALES VIVOS Y PENA DE MUERTE

Debes recordar a mi tatarabuelo el General Felipe Santiago Salaverry; el presidente más joven del Perú, precursor de la República, llamado por Jorge Basadre, por su gran labor ejecutiva, como meteorito o cometa; quien repetía desde 1829: la época es de los jóvenes. Es tu época Valeria y la de tu generación. Es la época del Dr. Richard Concepción Carhuancho (ver lo de nuestro equipo de producción: Grito de Machu Picchu:Todos Presos.»Con mi juez no te metas»: https://youtu.be/L8VAFxAJAA8) por cierto también la época de los Drs. Rafael Vela Barba y José D. Pérez Gómez; a los tres en Cusco y Lima los hemos declarado héroes nacionales.

Valeria, ya no es tiempo de todos los corruptos, que nos han gobernado, robándole a cada peruano. Es tiempo de establecer la pena de muerte para cada corrupto y corruptor, asunto que estoy desarrollando jurídicamente, para evitar aislarnos del Pacto de San José. El Perú no resiste más y tu generación es la llamada, a repetir lo que me escribes en tu nota…debes seguir a lo exclamado por el General colombiano José María Córdova, en la Batalla de Ayacucho: “División: Armas a discreción, paso de vencedores”. Tu arma es el sufrimiento y la herencia dejada por tu padre…tu paso, tu juventud e inteligencia. Tu generación es la llamada a no permitir nunca más, lo sucedido hace poco, donde la mafia aprofujimorista, sienta en el Congreso al Coronel Harvey Colchado Huamaní, Jefe de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (DIVIAC) y sus subalternos, faltándoles el respeto. Inaudito; los corruptos careando a la policía, que defiende a todo ciudadano, tratando de responsabilizarlos del cobarde suicidio del jefe de la banda Alan García, quien le robó al Perú desde la década del ochenta, del siglo pasado.

CUÍDATE DE LA TRAICIÓN

Valeria; permíteme una recomendación: lee el libro La Traición de Roma, de Santiago Posteguillo; donde podrás captar las memorias de Publio Cornelio Escipión, quien desde antes de Cristo era el hombre más poderoso del mundo (incluyendo su gran triunfo ante Aníbal) pero también el más traicionado. Como joven, te entrenarás en la defensa, ante lo que es de uso común: la traición. Si lo logras con tu generación; la mía les interpretará la Salaverryna o Marcha de Uchumayo.

Que Dios y tu padre, señalen tus pasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *