“Ejército debía ser poderoso para darle justicia al Perú”

GENERAL MERCADO JARRÍN HIZO MEMORABLE BALANCE DEL
GOBIERNO DE VELASCO

Redacción El Vocero

A continuación, presentamos un valioso testimonio del general Edgardo Mercado Jarrín, ex canciller del gobierno del general Juan Velasco Alvarado, considerado un experto en temas de geopolítica.

“El general Velasco Alvarado contó con un grupo líder que pudo acompañarlo con ideas propias y una concepción distinta de lo que debía ser la sociedad peruana. Lo que se entendía como un proceso revolucionario, iba a darle una nueva identidad a nuestro país”, reveló
Mercado Jarrín en entrevista publicada en el libro “Golpe o Revolución: Hablan los militares de 1968”.

“En aquellos años, la Fuerza Armada del Perú instituyó un nuevo concepto de seguridad nacional. Redefinió su posición estableciendo claramente, ciertas coordenadas que distinguieron al Ejército del Perú de los demás ejércitos de América Latina, consiguiendo que seamos vistos como una potencia bélica para la época”, recordó Mercado Jarrín.

Esta redefinición se basaba en un concepto humanista: el hombre debería ser el principio y el fin de las cosas y la economía debía estar al servicio del hombre y no a la inversa. “De esta manera, la seguridad nacional estaba
totalmente ligada al concepto de justicia social en el país”, refiere Mercado.

DESARROLLO NACIONAL Y SEGURIDAD
Según señala, Velasco entendió que “la Seguridad Nacional está ligada íntimamente al desarrollo, saliendo del campo estrictamente militar para proyectarse al campo económico, al campo político y al campo social porque urgía alcanzar mejores niveles de vida y confianza social”.

“Pero ¿qué tipo de desarrollo debía alcanzar el Perú? Pues un desarrollo que nos llevara a la justicia social y en tal sentido la seguridad significaba actuar con independencia de los polos de poder en el mundo”, asegura.

Esta redefinición era totalmente diferente del concepto tradicional de una seguridad reducida a la defensa del territorio y de ciertos valores tradicionales. Era totalmente diferente del nuevo concepto que preconizaba que debería defenderse al Estado contra la subversión y que lo fundamental era la represión.

BUSCAR LA JUSTICIA SOCIAL

Frente a estas posiciones, el Perú de Velasco respondió con una diferente: Al Estado hay que defenderlo pero teniendo en cuenta que hay que defender a la persona humana; que hay que buscar un desarrollo con justicia social compatible con la defensa de los derechos humanos. “Esta es la diferencia con la posición del resto de Fuerzas Armadas de América Latina y es la base filosófica del proceso revolucionario de Velasco”, afirma Mercado.

“Combate a guerrillas cambió la concepción”
De otro lado, refirió, existe también una serie de factores que van a influir en esta nueva concepción de las Fuerzas Armadas y uno de ellos es, efectivamente, el combate a las guerrillas que insurgen en la década del sesenta. “La Fuerza Armada comprendió claramente que la represión no es la primera trinchera para combatir a las guerrillas, que había que eliminar las causas que les habían originado, formulando un nuevo proyecto nacional”, concluyó Mercado Jarrín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *