¿Sufre estrés tu mascota?

Hoy en día, muchas de nuestros animales de compañía están sometidos a factores estresantes. Si bien hay animales que están totalmente adaptados a la vida doméstica, hay otros, que por su carácter, o por no haber tenido un periodo de socialización adecuado, sufren a menudo estrés.

El estrés prolongado, puede derivar en problemas de salud, ansiedad, y problemas de comportamiento que a menudo dificultan la convivencia y el desarrollo de las actividades normales con el animal.

Hay una serie de situaciones que comúnmente estresan a la mayoría de nuestras mascotas, entre las que podemos destacar:

  • Visitas al veterinario
  • Viajes
  • Ruidos fuertes tales como tormentas o explosiones
  • Personas desconocidas
  • Cambios en casa
  • Otros animales

Las mascotas que se ven desbordadas por estas situaciones pueden desarrollar comportamientos no deseados tales como: ansiedad por separación, agresividad, destrucción de mobiliario y partes de la casa, ladridos excesivos, nerviosismo y jadeo, etc.

Por ello a continuación de decimos como contrarrestar esta situación.

Proporcionarle un espacio relajado y tranquilo: Esto es fundamental. Una situación que puede alterar la tranquilidad del animal puede ser la llegada de otro perro a la vivienda. Para evitarlo es fundamental dar a cada uno su espacio. No se recomienda que compartan ni cuenco, ni cama, ni juguetes. Cada uno debe tener sus pertenencias propias. Tampoco se debe excluir al can por la llegada de un cachorro nuevo, ya que esto puede aumentar su estrés.

Paseo olfativo: Es uno de los sentidos más desarrollados en los perros y de lo más importantes a la hora de estimularlos, tanto para activarlos como para relajarlos. Los adiestradores lo consideran una necesidad y enseñan a sus dueños a dar paseos en los que éste simplemente sigue a su mascota. Esto le permite explorar el terreno de forma libre. Aunque no es la forma habitual que las personas tienen de sacar a su perro, es recomendable hacerlo así al menos dos veces por semana, ya que así se estimularan y relajaran mentalmente, consiguiendo reducir el estrés.

Juegos de estimulación mental: por lo general, el dueño tiende a pensar que el desgaste físico de la mascota le hará relajarse y ser más sumiso, y aunque no es del todo equivocado, tampoco ayudará en exceso a reducir el estrés. Lanzar una pelota repetidamente puede poner mucho más nervioso al perro de lo que en realidad se busca. Por ello es mucho más efectivo relajar al animal mentalmente con juegos de ingenio. Es mucho más beneficioso esconder la pelota y que éste la encuentre olfativamente, a realizar un acto repetitivo de ir a buscarla. Para esto, existen unos utensilios llamados Kong, que ayudan a tranquilizar al perro y le proporciona esa estimulación que necesita además de combatir el aburrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *